Poemas de Anita Montrosis

ana_2.jpg


Me vigilan como si fuera un sirviente
han plantado en la imagen
una lectura aburrida
tal vez por eso niego estas cadenas
y me canso de esconder las manos

Todos creen que al lavar los pies
o al cortar los cabellos nos hacemos cómplices
tontería, nadie sabe que rezo a estos ángeles
para mitigar los pecados de mis hijos 
y cuando nadie resiste esta queja
observan como si supieran
dónde y cuándo comienza
a gotear la sangre

A veces creo que no entienden
que este arte sonámbulo
gira cuando el cuerpo
se acomoda al revés

Dejé de reconocer a mis amigos
los dioses me han glorificado
y pretenden que agonice lejos del Olimpo
Le temo al aire, al agua, a la tierra
el fuego es el único elemento
que se refleja desde esta ventana
¡Fíjate como mi figura no dice nada!
no tiene el encanto de un almendral

ni la vanidad de un relámpago
¿Por qué nunca me abrazaste?
¿Por qué tus cabellos grises, mustios 
se abanican como clavel de ópera?

 

Aquí estoy, agónica, afásica, sin suspiro

desconocida por el ruidillo de esta casa

Hoy no voy a discutir
ni recordar la rebeldía del espejo
tampoco besar caracolas
que se alejan del jardín
pretendo buscar el primer libro
que ha girado pegado e inquieto
porque estás aquí, fotográfica, bella
leyendo cada uno de estos escritos
aprendiendo a contemplar que somos un poema
cubierto de ángeles y símbolos
y que en cada tono hay una aproximación

Aquí estoy, agónica, afásica, sin suspiro
imaginando la travesía y en esa mirada salvaje
que volteó bruscamente la historia

La palabra es una modulación
recurrente e inútil
y la ley del hombre es y será
siempre una mano torcida
hasta que la infancia deje de llorar
miedo, sangre

Somos un país de cuerpos al mar 
y un atuendo negro recién planchado
Dime: qué haremos ahora
dime si los ojos pueblan una copa
o sólo pueden abrirse para cerrar un beso
Dime cuándo comienzas a abandonar la ciudad
donde lo invisible se descuelga aledaño

y la memoria se aparea inmortal
¡Vendan todo malditos!, ¡vendan todo!

pero no los sueños de mis hijos
porque cada río, cada bosque
cada montaña

es parte de este cuerpo 
que no ha dejado de ser joven

Haré lo que dicen
lavaré el rostro en las mañanas
besaré a mis criaturas
sólo porque hay cuentos de fantasmas 
en estos versos
Observa: el cielo es un infierno
La calle desaparece
en la abertura de una boca
No quiero que mueras
has traído aire a esta ciudad

Aquí los sauces lloran golondrinas
y al abrir sus ramas abanican hambre
No puedo escribir oraciones 
tampoco cruzar las piernas 
y este maldito mar es una valija llena de señales

Déjame creer que hay agua en el desierto 
y que en esta siesta el sol me besa eternamente

Ahora tus hijos duermen 
se dejan acurrucar por la frialdad nocturna
los veo como soles muertos
que pasan por mi calle y no saludan
ellos hablan de la puerta giratoria
yo de los delirios poéticos
sólo para que sientan tu tumba
y no deseen volver a acomodar sus escrituras

No insistas en salvar una ciudad
donde la lluvia se ha olvidado de nombrarte

 

   

(Textos del libro Mi último cuerpo, Gráfica Lom, 2013)

Reseña  

Anita Montrosis. Escritora Valdiviana  radicada en San Bernardo. Dedicada a la crítica literaria. Columnista en el periódico Datos Sur de Puerto Montt. Ha publicado el libro de poesía Tacones bajo la luna (Editorial Puerto Alegre 2007). Austral (Editorial Segismundo, 2013) y Mi último cuerpo (Gráfica Lom, 2013). Ganadora del premio Municipal de literatura de San Bernardo en poesía y cuentos en las versiones  2008, 2009, 2010 y 2011. Ha participado en ferias y encuentros de libros tanto en Chile como en el extranjero. Mantiene inéditos los libros Paredes Lejanas y Despatriada. Actualmente prepara el libro Reseñas Literarias Contemporáneas.

 

 

 

 

 

 

 

|

Comentarios

excellent publish, very informative. I ponder why the opposite experts of this sector do not notice this. You must continue your writing. I'm sure, you have a great readers' base already!
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar