Poemas Mi último cuerpo de Ana Montrosis


1376466_10201313215605288_1898855787_n.jpg

Hemos de enloquecer separados

hasta que la tierra

recupere la equivalencia.

Sé perfectamente que la maldad

no se agrieta de piernas en un motel,

tampoco la perfección del poema

en un bar.

Dar vuelta la página será complicado

como la RESISTENCIA

que vuelve a jugar con la infancia.

Cenar en una mesa de mármol

y observar la pedantería del enemigo

es la lectura de este ridículo poema.

Pronto estaré bella y ausente.

No necesitaré de metáforas,

menos de una lectura individual.

 

 

Me vigilan como si fuera un sirviente

han plantado en la imagen

una lectura aburrida.

Tal vez por eso niego estas cadenas

y me canso de esconder las manos.

Todos creen que al lavar los pies,

o al cortar los cabellos nos hacemos cómplices.

Tontería, nadie sabe que rezo a estos ángeles

para mitigar los pecados de mis hijos

y cuando nadie resiste esta queja,

observan como si supieran

dónde y cuándo comienza

a gotear la sangre.

A veces creo que no entienden

que este arte sonámbulo

gira cuando el cuerpo

se acomoda al revés.

 

Dicen que me han visto merodear

por la esclavitud de los sueños.

El vuelo es pretencioso

e indescriptible

como el arco de una flecha.

Se repiten los fantasmas,

se divierten entre la demencia

y el eclipse lunar.

Busca en el mueble de alerce,

busca en el beso gris que no has incorporado.

¿Cómo es que has huido de este cuerpo?

¿Cómo es que has quedado insolente y virgen?

 

La señal es violenta e inusual

ha quedado en la precisión del instante,

en la estética del sueño

y en la frecuente tortura.

El cuerpo no escribe

acerca del suicidio del lenguaje,

tampoco ha pedido habitarse pulcro.

Ve: cómo expiras en otoño,

cómo has traspasado horizontal

y el calor mitiga esta enfermedad.

Los antepasados saludan distraídos

y los descendientes ignoran

¿por qué el hilo del eje se adhiere

e intenta despertarnos?

La muerte ha renunciado esta noche,

no quiere dejar que la piel desnude su historia.

 

Dejé de reconocer a mis amigos

los dioses me han glorificado

y pretenden que agonice lejos del Olimpo.

Le temo al aire, al agua, a la tierra,

el fuego es el único elemento

que se refleja desde esta ventana.

¡Fíjate como mi figura no dice nada!

no tiene el encanto de un almendral

ni la vanidad de un relámpago.

¿Por qué nunca me abrazaste?

¿Por qué tus cabellos grises, mustios

se abanican como clavel de ópera?

 

Hoy no voy a discutir,

ni recordar la rebeldía del espejo,

tampoco besar caracolas

que se alejan del jardín.

Pretendo buscar el primer libro

que ha girado pegado e inquieto,

porque estás aquí, fotográfico, bello.

Leyendo cada uno de estos escritos.

Aprendiendo a contemplar que somos un poema

cubierto de ángeles y símbolos

y que en cada tono hay una aproximación.

Aquí estoy, agónica, afásica, sin suspiro.

Imaginando la travesía y en esa mirada salvaje

que volteó bruscamente la historia.

La palabra es una modulación

recurrente e inútil

y la ley del hombre es y será

siempre una mano torcida,

hasta que la infancia deje de llorar

miedo, sangre.

 

Somos un país de cuerpos al mar

y un atuendo negro recién planchado.

Dime: qué haremos ahora,

dime si los ojos pueblan una copa

o sólo pueden abrirse para cerrar un beso.

Dime cuándo comienzas a abandonar la ciudad

donde lo invisible se descuelga aledaño

y la memoria se aparea inmortal.

¡Vendan todo malditos!, ¡vendan todo!

pero no los sueños de mis hijos,

porque cada río, cada bosque,

cada montaña

es parte de este cuerpo

que no ha dejado de ser joven.

 

Intente olvidar, pero aquí estoy

agónica, afásica, sin suspiro

exageradamente poética.

Dialogando en la textura de unas sábanas,

extraviada en aquel perfume que se abandona

cuando el recuerdo se registra a pestañazos.

Sabías que la muerte traspasó las habitaciones

y el otoño nos instigó a enamorar fantasmas.

Yo deliro con duendes fugaces,

porque deleita enfurecer a los ángeles,

pero la maldita tierra te reclama estacionario

y a mi contrapuesta.

 

Haré lo que dicen,

lavaré el rostro en las mañanas,

besaré a mis criaturas,

sólo porque hay cuentos de fantasmas

en estos versos.

Observa: el cielo es un infierno.

La calle desaparece

en la abertura de una boca.

No quiero que mueras,

has traído aire a esta ciudad.

Aquí los sauces lloran golondrinas

y al abrir sus ramas abanican hambre.

No puedo escribir oraciones,

tampoco cruzar las piernas

y este maldito mar es una valija llena de señales.

Déjame creer que hay agua en el desierto

y que en esta siesta el sol me besa eternamente.

 

A simple vista todo parece igual

la basura en la canaleta,

las palomas en el cobertizo

y este cuerpo

que no se permite avanzar.

Es difícil desempolvar las paredes.

El perfume de la cocina

y del pasillo se ha anexado

donde me siento

a dialogar con tu hijo.

Quien vuelve a pintar olas en el mar

y el origen de la nieve.

Tal vez pronto confisquen tus vestidos.

algunos tienen la alegría de una adolescente,

otros el quiebre de un ventanal.

 

Ahora tus hijos duermen

se dejan acurrucar por la frialdad nocturna.

Los veo como soles muertos,

que pasan por mi calle y no saludan.

Ellos hablan de la puerta giratoria,

yo de los delirios poéticos,

sólo para que sientan tu tumba

y no deseen volver a acomodar sus escrituras.

No insistas en salvar una ciudad

donde la lluvia se ha olvidado de nombrarte.

 

Te he bautizado como la novia

de los muertos,

porque aún no te he podido pulir,

tampoco deseo ordenar la casa.

Sabes que rechazo sacudir las paredes

y barrer las hojas,

prefiero imaginarte invernal

como cuando desvalijabas la ternura

para abrigar el agujero de los niños

e inventabas carcajadas

desde la escalera hasta la cocina.

Yo jugaba a ser tu hija ¿lo recuerdas?,

pero nunca aprendí a cocinar,

no quise.

 

Tus herederos siempre preguntan

¿Por qué no he desarmado la cama?

Les digo que no quiero desfigurar la matriz,

que no me interesa mistificar los papeles.

Detesto el juego horizontal

y ese leve olor a higuera

que continúa danzando en el patio.

No se dan cuenta que no puedo escribir

y aunque nadie conciba,

es rústico desglosar la escritura

y entretener las cavidades de esta casa

donde seduce asesinar el secreteo de la noche.

No sé, pero prefiero amoldar el cuerpo

aunque duela

y así detenerte en estas voces.

 

Es trágico no tener un nombre

¡Mira donde supuran los rostros!

quédate en la sombra de esta casa,

en los gestos, en los muebles

y en las intervenciones.

¿Creías que ellos volverían a ser hermanos?

Es absurdo dialogar entre el musgo y el trigo.

Las ojeras necesitan espantar flores.

Averigua por el crimen del cuerpo.

Deja que su ciclo le enseñe

y le exprima lo necesario.

Sé que rondas en la noche,

que sabes de estos duelos,

de las resurrecciones

y de este lenguaje.

 

Un día escribiste que los fantasmas

golpearían a los habitantes.

Tuve miedo de esta ciudad,

de envejecer huérfana y profana.

Me aferré fiel a tus quemaduras

hasta que brotaron cadáveres del Chena.

Sin duda dilatamos la muerte,

tratamos de eliminar el espectáculo

hasta escoger empollar ciudades

y cuando la enfermedad penetró hostil

nacieron duendes mitológicos

y todo el eco ingresó debajo de una alfombra.

|

Comentarios

Thninikg like that shows an expert at work
Responder
Republicans get virtually no Jewish sourppt. Yet, most Republicans are pro-Israel because they recognize the moral distinctions between Israel and her enemies. They tend to have moral clarity because they tend to be good people themselves because they believe in G-d and have much humility, and they think rationally. In more cases than not pro-Israel Republicans have a handful of Jews in their districts and get virtually no liberal Jewish financial sourppt.
Responder
hello there and thank you for your info _ I have definitely picked up anything new from right here. I did however expertise some technical issues using this website, as I experienced to reload the web site lots of times previous to I could get it to load correctly. I had been wondering if your web hosting is OK? Not that I'm complaining, but sluggish loading instances times will sometimes affect your placement in google and could damage your high-quality score if advertising and marketing with Adwords. Anyway I am adding this RSS to my email and could look out for a lot more of your respective fascinating content. Make sure you update this again soon.
Responder
I all the time used to study post in news papers but now as I am a user of web so from now I am using net for content, thanks to web.
Responder
It's amazing to pay a quick visit this site and reading the views of all mates about this paragraph, while I am also keen of getting familiarity.
Responder
As the admin of this site is working, no doubt very shortly it will be well-known, due to its quality contents.
Responder
Incredible story there. What happened after? Good luck!
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar